Ahora leerás...

Usa los 7 Valores Samurai (Bushido) en tu Emprendimiento, ocultos en Rurouni Kenshin / Samurai X

Mira este video, ya que es más entretenido y claro. Y si necesitas revisar algún apunte, debajo tienes la transcripción del contenido.

¿Te has fijado que las empresas siempre tienen la típica “misión, visión y valores”? esto a pesar de ser tan trillado y aparentemente anticuado, en realidad es así porque son los pilares de todo proyecto que busque perdurar en el largo plazo.

Estos elementos generan claridad y eliminan la incertidumbre, pues se encargan de ser esa “estrella guía” que dirija a la empresa hacia un objetivo más grande que el mismo fundador, para que cuando este decida dejar de operar el negocio y entregárselo a otras personas, las siguientes generaciones de líderes sepan exactamente qué rumbo seguir para cumplirlos.

Y de igual manera, los guerreros samurai tuvieron el Bushido: un conjunto de normas que rigieron su vida y comportamiento, como el honor, la cortesía, el valor, la justicia, la honestidad, el deber y la compasión. La palabra “Bushi” significa “Guerrero” y “Do” Significa “Camino”. Es decir, el camino del guerrero.

Originalmente era un código para definir el comportamiento de los samuráis durante la guerra, sin embargo, en la era de Tokugawa (cuando ya no había guerras), se transformó en una disciplina espiritual que gradualmente influyó en la filosofía de vida de la gente común en todo Japón.

Una explicación del bushido se encuentra en la obra literaria de 1716, el Hagakure: “Una vez el guerrero está preparado para el hecho de morir, vive su vida sin la preocupación de morir, y escoge sus acciones basado en un principio, no en el miedo”.

Esto aplicado a tu negocio significa que tú como emprendedor (y también tus colaboradores) deben estar preparados para fallar y tener dificultades (es decir, aceptar que el fracaso es parte natural del aprendizaje), y dejar de preocuparse por eso, para cumplir libremente la misión, visión y valores del proyecto.

Me explico: en un mundo lleno de tanta (mal) información, tanto ruido y tanta hipocresía, es muy fácil para las personas poco preparadas optar por caminos aparentemente “más fáciles” o que dejan “más dinero” (como actividades delictivas), es decir, es muy fácil guiarse por la ambición del dinero y no por principios sólidos.

Los principios suenan “muy bonitos” e incluso hasta “románticos”. Son atractivos, y es fácil decir que luchas por los tuyos cuando todo está en paz, sin embargo, es en los momentos difíciles que de verdad sirven, y es ahí en donde te fortaleces, (frente al fracaso, la frustración, la tristeza, el estrés).

Personalmente, es debido a estos principios que yo he podido salir adelante en las situaciones más oscuras a las que me he enfrentado en mi día a día, y donde no importa que no tuviera ánimos o no viera una salida clara, aún así tenía que seguir trabajando para mantenerme y construir un futuro mejor.


Y mi primer acercamiento al camino del guerrero no fué una enseñanza formal, sino la influencia de sus principios utilizados en Samurai X, una serie que me marcó desde que estaba en la primaria y me enseñó las lecciones de lealtad, integridad y cortesía de su protagonista Kenshin Himura.

Así que a continuación voy a explicar a grandes rasgos qué significa cada uno de los principios del bushido, y de cómo se usan en dicha serie. Estos son:

Meiyo (Honor y dignidad)

Para un guerrero, es la virtud más importante de todas, ya que el auténtico samurái sólo tiene un juez de su propio honor, y es él mismo. El honor es actuar en congruencia con tus creencias, tanto en la sociedad como cuando nadie te está viendo.

Además, significa guardar respeto hacia uno mismo y a los demás, siendo responsable tanto de los triunfos como de los fracasos cometidos y analizar por qué ocurrieron (sin culpar a otros), con una actitud dispuesta al servicio, y a la mejora contínua.

En Samurai X, Kenshin es un ex asesino que trabajaba para el gobierno sobre sus ideales personales de proteger a otros en la guerra, sin embargo, cuando se dió cuenta de que matar bajo esa premisa estaba mal para él, decide ya no hacerlo, y comienza a vagar por el mundo sin usar su espada, y en busca de respuestas.

Y a lo largo de la serie, aún cuando se cruzaba con enemigos dispuestos a hacerle daño a él y a sus nuevos amigos, siempre se mantuvo firme con su promesa de no matar. Eso no quiere decir que dejara a los buscapleitos hacer lo que quieran, ya que siempre tuvo respeto hacia la vida, y a sí mismo.

El honor no se trata de cuidar el orgullo, sino de ser congruente con lo que crees que es correcto, y la dignidad, se trata de tener autorrespeto y no dejarse llevar por impulsos emocionales y destructivos (autocontrol).

Rei (Cortesía y respeto)

Significa que a pesar de que tengas una gran capacidad, poder, habilidades y demás, eso no justifica la crueldad ni la necesidad de demostrar tu poder, porque incluso los enemigos merecen respeto. Como reza el dicho: “lo cortés no quita lo valiente”.

También es ser agradecido por las oportunidades que se tienen, y guardar mesura en cuanto a la importancia personal (controlar la soberbia), aceptar los errores con humildad y tener la cortesía de aprender de otros.

Kenshin siempre fué una persona cortés aunque creció en condiciones violentas, pero eso no implica que fuera descortés, ya que para él solo era un trabajo que llevaba a cabo de forma rápida y precisa, sin sadismo, y sin buscar demostrar nada.

Y cuando adoptó su nueva vida pacífica, se auto denominaba a sí mismo como un vagabundo para no llamar la atención, ni atraer problemas. Esa es la cortesía samurai, donde puedes ser grande y capaz sin necesidad de ir retando a todo mundo.

Yu (Valor y coraje)

El ser humano tiene dos respuestas básicas ante cualquier amenaza inminente: luchar o huir, y la mayoría de las personas por miedo deciden la segunda a pesar de sentir que se debe enfrentar la amenaza.

Huir no es opción para alguien que decide adoptar el camino del guerrero, ya que el verdadero valor está en controlar el miedo (no evitarlo) y hacerle frente a las adversidades a pesar de estar en desventaja, es decir, buscar “cómo si puedes conseguir las cosas” en lugar de lamentarte, culparte y pensar en que todo se terminó.

¿Cuál sería una amenaza?. Por ejemplo, en el mundo del emprendimiento, es tan simple como la inestabilidad económica, y la constante adaptación que se tiene que afrontar para sobrevivir y tener un negocio rentable.

El valor no implica actuar imprudentemente, ya que si la desventaja ante la amenaza es demasiado clara y hay oportunidad de prepararse mejor para poder enfrentarla, siempre será mejor esperar y buscar una nueva oportunidad.

Kenshin siempre fue un samurai que actuó con valor, ya que su decisión era proteger y servir, a pesar de estar en situaciones desfavorables. Este marco mental le permitió buscar soluciones y no paralizarse ante el miedo y la impotencia.

E incluso, requiere mucho valor y coraje ser amable y paciente con los demás para evitar reaccionar cuando te agreden o te provocan, (es decir, “tragarse el orgullo”), solo que aquí, la situación desfavorable son las reacciones emocionales que hay que dominar.

Gi (Justicia y sabiduría)

Ser justos en las decisiones era fundamental. Antes de cualquier acción, un samurái debía de cuestionarse si realmente estaba siendo justo o no. 

Se trata de tomar decisiones adecuadas con la fuerza y vigor proporcional al contexto, (dar y recibir lo correspondiente, lo equivalente). Y está muy relacionado con la cortesía, ya que tener la capacidad para castigar a alguien no implica que se deba utilizar toda la fuerza para hacerlo.

Y en los negocios esto suele ser habitual tanto con los colaboradores como con nosotros mismos, los emprendedores. Ya que todos podemos cometer alguna falta, somos humanos y por ello, somos perfectibles. 

No sería justo despedir a alguien, por ejemplo, si comete una falla por desconocimiento. Tampoco lo sería castigarnos por no obtener los resultados que imaginamos, ya que la realidad muchas veces no se corresponde con lo que nos gustaría que pase.

Para ser justos se debe ejercer la sabiduría, es decir, evitar juicios personales para poder analizar problemas desde todas las perspectivas, y ser abierto a nuevas ideas que nos permitan comprender la situación.

Quizá la persona que cometió una falta (o fallo en algo) está pasando por un mal momento y eso ocasionó su ineficiencia. Y si bien, eso no justifica un actuar errático o descortés, ser justos nos permite comprender por qué ocurrieron las cosas, y prevenir que se repitan los errores con una corrección adecuada.

Kenshin, por ejemplo, es un personaje que no mata por placer, sino que busca la redención de sus oponentes o dejarlos inhabilitados para que no puedan seguir dañando a nadie, y esto lo hace porque comprende que las personas no somos más que un resultado de nuestras vivencias.

Desde quien simplemente tiene ideas y opiniones distintas, hasta quien ha sido expuesto a situaciones traumáticas y ha caído en trastornos mentales, las opiniones son solo eso, y las personas solo somos humanos iguales expuestos a contextos diferentes.

Por ello, para fines prácticos, yo resumiría la justicia del guerrero como poner un alto a las situaciones problemáticas de acuerdo al nivel del peligro o la agresión.

Makoto (Honestidad y sinceridad)

La palabra de un samurái es sagrada. Decir que hará algo, es casi lo mismo que hacerlo (casi una garantía). 

Pero no solo se trata de comprometerse, sino también de decir la verdad y reconocer las propias limitantes de cada uno, para evitar comprometerse en cosas que no se podrán realizar.

Una persona que no conoce sus propios límites se la pasará prometiendo cosas imposibles y quedando mal con todos (y si, eso ya me ha pasado muchas veces, a raíz de mi propia ignorancia e inexperiencia). 

Pero no hay nada de malo en reconocerse hasta los defectos y las debilidades, pues no hacerlo son cadenas invisibles que nos impiden crecer, e incluso, este principio nos habla de algo más.

También se trata de ser auténtico y no reprimirse por lo que puedan opinar los demás (guardando respeto a la libertad de expresión de otros), practicar lo que se dice, y predicar con el ejemplo, así como tampoco hablar mal de los demás ni de uno mismo (recuerda el auto respeto y la dignidad).

Kenshin fue auténtico y fiel a sí mismo cuando lo criticaban (y confrontaban) por su decisión de no volver a usar la espada para matar. Casi todo mundo le intentó imponer “quién era él”, diciéndole que nunca iba a cambiar, y que seguir matando era su destino.

Sin embargo, la autenticidad y honestidad del principio Makoto lo impulsó a ser fiel a sí mismo, y a su nueva verdad. Y no dejó que nadie más le impusiera ideas externas sobre su decisión.

Y en tu emprendimiento, algo que puede ser muy útil es tener la misma sinceridad contigo mismo(a), ¿realmente me gusta esto que estoy haciendo o lo elegí solo por el dinero?, ¿realmente es una buena idea o solo es un capricho mío que no he querido soltar?

Son preguntas duras pero necesarias, pues la verdad nos hará libres.

Chuugi (Deber y lealtad)

La palabra Samurai viene del verbo “Samurau” que significa “Servir”. Y tener noción del deber y la lealtad nos permite cumplir las responsabilidades adquiridas, y ser leales a uno mismo, a los principios y a las personas que nos importan, con compromiso.

También implica ser leales a nuestro propio crecimiento, es decir, ser responsables de nosotros mismos, sin dejar que nos controle el temor al fracaso, o a las críticas ajenas.

Y por supuesto, ser leales a nuestros principios, ya que serán la brújula para encontrar el camino de vuelta cuando surjan dudas sobre nuestras propias capacidades, o parezca que nuestras ideas o proyectos ya no tienen ningún sentido.

En Samurai X, Kenshin es un espadachín leal a su promesa de no matar, pero aún así conoce su deber, uno que decidió por sí mismo al darse cuenta de que hay personas que no se pueden defender por sí mismas, y es ahí donde comienza su camino para proteger a otros a donde sea que vaya.

Conocer cuál es tu deber actual no solo te dará claridad, certidumbre, sino que también te permitirá evitar distracciones.

En el mundo empresarial, el deber yo lo veo como los objetivos, es decir, esos avances específicos y medibles que al cumplirlos te acercarán a tu meta final, y que te indican qué tan cerca estás de cumplirla.

Jin (Compasión y prudencia)

La compasión NO es lo mismo que sentir lástima, o sufrir exclamando “ay mira, pobrecito”. 

Este principio trata sobre empatizar con la ignorancia, las carencias, las deficiencias y debilidades de otros, ya que uno también tiene las propias.

La compasión es el deseo de que los demás estén libres del sufrimiento y de las causas de ese sufrimiento. 

Se trata de conectar y entender a otros, conocer sus sentimientos, sus problemas, sus derechos, y sus libertades; ponerse en los zapatos del otro para poder ayudar (o corregir) de forma justa.

En términos generales, uno de los aspectos de la compasión se puede entender como la ausencia de odio, ya que saber las limitantes de los demás no significa que puedas ser cruel con ellos.. 


Un ejemplo es cuando Kenshin decidió no matar a sus enemigos cuando los derrotaba. 

Él no los odiaba, sin embargo eran una amenaza tanto para él como para sus amigos, por lo que prefería dejarlos anulados y sin posibilidad de seguir haciendo daño (rompiéndoles los huesos, por ejemplo).

¿Actuó compasivamente?. Desde mi punto de vista, sí, ya que la compasión no siempre debería ser amable, porque a veces implica tomar decisiones firmes y fuertes. Sin embargo, tampoco actuó de forma cruel con el uso excesivo de la fuerza.

Incluso hasta en sus tiempos como guerrero samurai, Kenshin tenía compasión con sus enemigos que buscaban terminar con su vida, ya que aunque la única alternativa era matarlos por ser una causa del sufrimiento de otras personas, Kenshin no los torturaba sino que los terminaba de forma rápida.

El objetivo no era el sadismo sino la anulación de la amenaza, sin tomarlo personalmente.

Y en el mundo del emprendimiento, la compasión nos ayuda para identificar los problemas por los cuáles están pasando tanto nuestros clientes, como nuestros colaboradores, para ponernos en sus zapatos y poder decidir cómo ayudar de forma genuina y justa.

Otro ejemplo de compasión se me ocurre que podría ser generar negocios rentables que puedan destinar parte de sus recursos para causas sociales, priorizando la educación, así como creando más proyectos educativos que extiendan el alcance de la cultura y los valores a más personas.

Independientemente de las posturas ideológicas o políticas que podamos tener en lo individual, es un hecho que los negocios no son solo las grandes transnacionales corruptas.

Ya que aproximadamente un 90% de todos los negocios en México y EEUU son PyMES (pequeñas y medianas empresas), y son estas quienes mantienen a la mayoría de las familias (generando empleos).

En conclusión, desde mi perspectiva, crear empresas con valores sólidos si hace una gran diferencia, pero los jóvenes que decidamos emprender necesitamos guiarnos por principios que nos permitan avanzar sin perdernos en el camino.

Es por ello que me inspiran los principios del Bushido para mi vida personal, y la creación de mis proyectos.

Y antes de terminar, te dejo con una frase de Kenshin: 

“Una espada no puede construir el futuro, quien puede es la persona quien la usa”. 

Esa espada, en este caso, simboliza a la empresa, y quien puede construir el futuro es la persona que la crea y la dirige.

Y por cierto, un pequeño anuncio. En Cuenta Tu Leyenda te ayudamos a crear herramientas para tu emprendimiento, como posicionamiento local en Google, sitios web, webinars, videos animados, y un largo etcétera. Explora todos nuestros servicios aquí.

Isaac Aguirre

Emprendedor, Creador de Contenido, Cineasta Aprendiz y CEO de Cuenta Tu Leyenda

Hola, soy Isaac. Soy experto en el uso de la tecnología y la creatividad para vender dentro y fuera de internet. Le enseño a emprendedores a adaptarse a la tecnología para que puedan ahorrar tiempo, automatizar tareas y escalar sus negocios con facilidad, así como también enseño temas importantes relacionados al emprendimiento.

Sígueme en:

Respuestas

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *